¿Conocemos el azúcar que consumen nuestros hijos?

  • 19 junio, 2019

14 recomendaciones para reducir el riesgo de síndrome infantil de muerte súbita (SIMS).

El azúcar es un ingrediente que hoy genera mucha controversia por su “valor nutricional” o calorías vacías, consumo irresponsable y muchas veces inconsciente no solo por parte de nuestros pequeños, pues no podemos olvidar que los adultos somos responsables del ejemplo positivo que damos en casa, y para muchos el “dulce” hace parte de los hábitos de alimentación.

No debemos olvidar que los adultos somos el espejo de lo que nuestros pequeños serán en un futuro y los mensajes que reciban de nosotros serán convincentes para el desarrollo y formación de sus gustos y preferencias.

¿Qué quiere decir esto?

Que, si como adultos le damos un “valor” a los productos con azúcares añadidas a través de premios y regalos, con esta información crecerán nuestros niños. Sabemos que el sabor dulce característico del azúcar involucra muchas veces emociones positivas, pero es importante dejar de pensar que para demostrar cariño y amor debemos ofrecer productos como dulces o cualquier otro alimento que sabemos llamarán la atención de la mayoría de nuestros pequeños.

Entonces, ¿cuándo ofrecer azúcar a mi hijo?

Los productos con azúcar añadida deben ser ofrecidos como un “antojo” y con orientación. Cada familia es libre de tomar la decisión de hacerlo o no dentro de unos hábitos saludables y si se decide a ofrecerlo preferiblemente que esto sea después de los dos años. Es importante tener claro que el azúcar es un ingrediente que no aporta valor nutricional a la dieta de nuestros pequeños y, por consiguiente, no lo necesitan para tener un crecimiento y desarrollo adecuado.

¿Por qué con orientación? Porque debemos formarlos para que cuando llegue el momento en que ellos puedan elegir los
alimentos a consumir lo puedan hacer con criterio y de manera responsable.

14 recomendaciones para reducir el riesgo de síndrome infantil de muerte súbita (SIMS).

Ahora, es importante entender a que nos referimos cuando hablamos de azúcares añadidas y cuáles son los productos que las contienen. El azúcar añadido también llamado azúcar libre, es el azúcar que la industria adiciona al producto como ingrediente.

¿Cómo reconozco esto en los productos que compro en casa y ofrezco a mi pequeño?

1. Debes leer la lista de ingredientes contenida en el empaque, teniendo en cuenta que los ingredientes siempre estarán descritos en un orden de mayor a menor contenido.
2. El azúcar añadido se puede “esconder” con muchos otros nombres dentro de las etiquetas nutricionales: Identificar “jarabes” o nombres terminados en “osa” puede ser de gran ayuda: Azúcar, panela, miel, sacarosa, glucosa, fructosa artificial, jarabe de maíz, jarabe de maíz alto en fructosa, dextrosa, entre otros.
3. Si el producto tiene azúcar añadida dentro de sus ingredientes, debemos conocer la cantidad de la misma a través del rotulado nutricional:

El rotulado nutricional siempre está descrito para una porción: Identificar el tamaño de la porción del empaque para conocer la cantidad de azúcar que se consumirá.

Con esta información, podrías hacer entonces el cálculo de cuanta azúcar añadida estaría consumiendo tu hijo en un día a
partir de todos los productos industrializados.

Sin embargo, no podemos confundir el azúcar añadido con el azúcar natural de ciertos alimentos como lo pueden tener las frutas en forma de fructosa o la leche en forma de lactosa. Esto lo reafirmamos al momento de leer primero la lista de ingredientes: Cuando leemos los ingredientes de las compotas orgánicas de Baby Evolution, confirmamos que no tienen azúcar añadida, pero podríamos confundirnos cuando el rotulado nutricional nos informa que cada una contiene una cantidad de 9 gramos de azúcar. Esta azúcar corresponde al azúcar en forma de fructosa natural de la fruta, no a una “posible azúcar añadida”.

Es importante diferenciar estas dos formas de consumo de “azúcar” para conocer las recomendaciones y límites de
consumo de cada uno de ellos. El consumo de azúcar añadido además de ser orientado, debe ser responsable y consciente
sin olvidar la última recomendación de la Organización Mundial de la Salud, donde se informa que sin importar su edad
(niños o adultos), el consumo de azúcar no debe exceder los 20 gramos diarios de azúcar añadido, lo que corresponde a 2
cucharadas razas o 4 cucharaditas de postre de azúcar.
https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/154587/WHO_NMH_NHD_15.2_spa.pdf?sequence=2

Cada día se suman más los intereses frente a una industria consciente preocupada por sacar productos de calidad nutricional para favorecer la salud de tus pequeños. Se crítico frente a los alimentos que eliges para su consumo habitual y como “antojos”.

Firma Nutricionistas Eat Petit

Bibliografía

Para mayor información consulte:

  • American Heart Association. Heatlhy kids are sweet enough.
  • World Health Organization. Guideline: Sugars intake for adults and children. 2015
  • https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/154587/WHO_NMH_NHD_15.2_spa.pdf?sequence=2
  • Mattea Dallacker, Ralph Hertwig and Jutta Mata. 2018

Conoce que estímulos permiten el desarrollo temprano del cerebro.

Deja un comentario

Left Menu Icon