Claves para que tu mercado sea funcional y adecuado en momentos de cuarentena

  • 10 mayo, 2020

Cuando de repente todo cambia y los planes que hace poco tiempo se podían disfrutar como familia, hoy son momentos únicos en donde debemos elegir cuidadosa y responsablemente los alimentos que
llevaremos a casa.

Seguramente tendremos dudas de cuáles alimentos podrán ser la mejor opción cuando la incertidumbre de un futuro está presente.

¿Cuál será la mejor provisión?

El afán de creer que podría haber un desabastecimiento nos lleva a comprar irresponsablemente y seguramente a elegir opciones de alimentos que jamás hubiéramos hecho. Podemos creer que la única opción es preferir alimentos de vida útil larga, comprando enlatados y procesados, creyendo que son los únicos alimentos que se mantendrán seguros por un mayor tiempo; sumado a esto además, el afán y/o angustia de no tener “conocimientos” para la cocina, lo que seguramente te puede llevar a elegir alimentos de “fácil y rápido manejo” en la cocina.

Pero sabemos que, en estos momentos como padres quieres garantizar una alimentación adecuada para tus pequeños, en donde además de asegurar su aporte en calidad de nutrientes, sea una comida segura y que puedan disfrutar todos en familia.

Entonces, ¿Qué debo tener en cuenta para hacer un buen mercado?

  1. Compra con consciencia y responsabilidad, sin exceder la necesidad en cantidades.
  2. Puedes comprar toda clase de alimentos frescos y naturales. Los enlatados y procesados no son los únicos alimentos que pueden tener una vida útil larga. La clave está en almacenarlos adecuadamente.
  3. Ten presente los grupos de alimentos, para asegurar una provisión en variedad de cada uno de ellos, sin caer en una alimentación artificial:
  • Vegetales y frutas frescas.
  • Plátanos, tubérculos y raíces.
  • Carnes, pollos, pescados, mariscos, quesos y yogures.
  • Granos, leguminosas, cereales y harinas.
claves para que tu mercado sea funcional y adecuado en momentos de cuarentena

El almacenamiento adecuado de alimentos es indispensable para asegurar su calidad y seguridad.

Las opciones para almacenar un alimento varían de acuerdo a la temperatura en: Temperatura ambiente, nevera/refrigeración o congelación.
Productos procesados, empacados o enlatados simplemente se deben almacenar según lo indique su empaque antes y después de abierto, teniendo en cuenta además su fecha de vencimiento.

Ahora bien, ¿Cómo almaceno todos los alimentos frescos que compre?

Para responder a esta pregunta, debemos tener en cuenta:

  • La naturaleza del alimento.
  • Si se almacenará el alimento fresco o ya preparado.

Debemos saber que el método de almacenamiento ideal para conservar por mayor tiempo los alimentos es la congelación. ¿Cómo lo hago de manera adecuada?

  1. Pre alistar adecuadamente el alimento fresco: Lavar, pelar y cortar en el tamaño deseado para consumir. Cuando lavamos el alimento antes de almacenarlo, prolongamos su vida útil. Importante tener en cuenta que frutas y vegetales ya congelados, deben consumirse en alguna preparación, pues su textura no será la misma al descongelarse. Frutas podemos usarlas para batidos, pancakes o tortas. Vegetales para variedad de preparaciones: Salsas, vegetales cocidos, muffins, tortillas. Las verduras que pueden congelarse sin cocción previa son: Zanahoria, cebolla larga, cebolla cabezona, habichuela, arveja verde, apio, pimentón, zucchini.
  2. Congelar en porciones individuales para facilitar su manejo y utilizar la cantidad del alimento necesaria. Ten presente que una vez descongelado el alimento, no se debe volver a congelar.
    Algunos alimentos requieren de una pequeña cocción previa para asegurar su calidad nutricional y organoléptica al congelar: Blanqueado o escaldado (sumergir en agua hirviendo por muy pocos minutos: 2-4 aprox). Los alimentos que lo requieren son: Tubérculos, raíces y plátanos. Verduras como la alcachofa, berenjena, brócoli, coliflor, espinaca, espárragos, remolacha, ahuyama, tomate.
  3. Realiza las preparaciones que normalmente haces en casa para almacenarlas y consumir más adelante: Leguminosas (fríjoles, garbanzos, lentejas), salsas, sopas, y cualquier otra preparación puede ser congelada. Para hacerlo de manera adecuada debemos:
  • Una vez esté lista la preparación, enfriar a temperatura ambiente no más de dos horas.
  • Enfriar en nevera por 2 horas aproximadamente.
  • Congelar siempre en recipientes individuales que faciliten una porción individual.
  • Yogures y huevos no pueden congelarse en su presentación original, pero si puedes hacer gran cantidad de preparaciones con ellos que podrían congelarse: Pancakes, muffins, tortas.

La vida útil de los alimentos congelados varía desde 1 mes a 6 meses, lo importante es marcar o rotular todos los alimentos congelados con la fecha, para llevar un buen manejo de estos: Consumir en orden los alimentos, del más antiguo al más nuevo. El tiempo de vida útil en congelación varia de acuerdo a la manipulación del mismo alimento y tipo de congelador.

Para descongelar, debemos hacerlo siempre respetando la misma cadena de frío: Desde la noche anterior pasar a nevera y luego a temperatura ambiente. No se recomienda hacerlo en microondas.

Aprovecha estos tiempos donde estamos todos en familia y en casa para comprar ojalá en su mayoría alimentos frescos y naturales. ¡Puedes involucrar a tus hijos en la organización y preparación! Que este momento de coyuntura mundial no sea una excusa para caer en una alimentación de enlatados y procesados, recuerda que la calidad nutricional es indispensable para asegurar el bienestar de tu familia.


BIBLIOGRAFIA
OMS – Organización Mundial de la Salud
Codex Alimentarius
FAO – Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

    Deja un comentario